La medicina natural, medicina herbaria o plantas medicinales no es para nada un tema nuevo, es una antigua ciencia que ha curado y dado salud, vigor y juventud a nuestros propios antepasados, y aun en los tiempos modernos con los grandes avances de la medicina actual, muchas personas encuentran en la medicina natural remedio a sus problemas de salud y belleza cotidianos. En muchas ocasiones y para muchas enfermedades existe una cura o un paliativo a nuestro alcance en cualquier mercado o supermercado.

Al igual que otras ciencias que vuelven a tener auge, tales como la acupuntura, la homeopatía, la aromaterapia, frutoterapia y otras ciencias tradicionales se integran para ayudar al esfuerzo del hombre por prolongar y mejorar su salud física y mental.

La medicina natural a través de las hierbas, los arbustos, árboles y frutos que brinda la naturaleza contribuye de forma admirable al esfuerzo del ser humano por una mejor supervivencia. Las plantas no sólo nos proporcionan alimento, purifican nuestro ambiente brindándonos oxigeno, además nos curan y nos protegen de las enfermedades.

Las plantas adquieren cada día un papel más importante en la salud humana y la ciencia toma cada día más en serio la aplicación de la medicina natural en la lucha contra las enfermedades, incorporando cada día más la botánica a la medicina moderna.